Mi pueblo

Mi pueblo esta al Norte de mi Isla de Lanzarote
el silencio se rompe en
las calles del viento,
los volcanes y el risco lo cobijan
sus molinos de gofio no funsionan.

Mi pueblo son los hierros
que de óxido lamen las ventanas
un racimo de geranios que cuelgan
de los balcones rotos expuestos al aire,
la lagartija errante que trepa por los encalados muros
y el agua que este invierno no ha corrido por el barranco.

Mi pueblo es el calor de la siesta,
o el frío de tiempos pasados,
las cartas que no se escriben
pero se cantan, en tardes de baraja.

Mi pueblo son sus gentes, sus cabras y el pastor.
Hombres y mujeres que labraron el surco,
aquellos que partieron en pos de un sueño
y los que dejaron los vientos y las flores
para abrazar la tierra y sus orígenes.

.

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios (C).

Anuncios

Caldo de millo de Lanzarote

Este potage lleva un trabajo digno de una reverensia a la hora de comerlo. Creo que el trabajo tan laborioso que lleva se lo merese. De pequeña mi madre y su hermana compartian un mortero grande de piedra que habian heredado de su madre, donde majabamos el millo mi prima y yo, cada vez que cocinaban este plato, que despues de majado hasta separar la cascara del grano, ellas cogian cada una su parte y lo llevaban al viento para aventarlo hasta quedar limpio de cascarillas. Una vez majado y aventado, se despezona el millo, esto quiere decir quitar la puntita de arriba de cada grano uno por uno. Metemos en un caldero el millo con una cebolla entera, una cabeza de ajos entera, una pimientita picona, una oreja de cochino desalada o fresca en trozos, una manita de cochino desalada o fresca, una costilla de cochino desalada o fresca, hojas de laurel y sal Todo esto lo llevamos a hervir a fuego lento casi dos horas, despues de lo cual lo dejamos repozar minimo una horita. Este potage era muy socorrio en los tiempos donde no habian neveras, por ser muy pedesedero, por la grasa que contiene y que hacia la labor de conservacion al no dejar pasar el aire. Tambien se le puede poner garbanzos.

Buen provecho.

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios (C)

El Valle

El silencio de la madrugada se desliza por el valle solo oigo mis pasos que poco a poco se unen al sonido del aire, al canto de los gallos del pueblo, al rebuzno de algun burro madrugador, no hace viento me alegro, el viento se ha sentado al pie del camino y espera,,,quizas este tramando algo, quizas este tomando una de las diferentes formas,que toma para lograr sus deseos, desde el soplo del primer beso que se transforma en briza hasta la furia que se convierte en delta, no se, no me fio, el es poderoso y a mi me desarma, me despeina, no soy buena amiga del viento, pero me atrae, todo lo fuerte y poderoso me atrae. Es el gran Señor de los espacios. Pero esta vez se ha alejado del valle, yo aprovecho su ausensia y cojo el camino del valle, quiero escuchar el abrir de las flores que se reproducen, oler el perfume que utilizan para atraer insectos y animales, me los imagino polinizando los campos, esas bonitas mariposas pintan el valle crean mas vida, me parese escuchar los saltitos de los pajaritos, tan pequeños, fragiles y en continua alerta, saben los peligros que les acechan, cada año vendran nuevos hijos y aprenderan de supervivencia, me parese sentir la risa de las flores cuando los pajaros les hacen cosquillas al posarse, oigo el murmullo de la montaña, creo que se siente orgullosa de su jardin, miro al cielo y pido que no me prive de poder caminar por el valle,,,

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ©

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Estadísticas

  • 24,262 visitas

Localización de visitas