En la vida cada final es el comienzo de una nueva historia

Hoy hago cuatro meses que decidi dejar atras viejos habitos, como el fumar, tomar cerbeza, chupitos etc,,,

Hoy hago un cambio de piel. Mi camino ha estado lleno de obstaculos hasta ahora los he ido superando con fuerza a veces he sentido que ya no podia mas pero en la vida te das cuenta que lo unico que prevalece es la esperanza la que te impulsa a levantarte y seguir andando la que te hace ver que mañana puede ser todo mejor que cuando cierras una puerta otra se abre y que si has conseguido llegar la recompensa siempre esta.,

Es dificil pensar, que la vida que me idealize se esfume… se la lleve una rafaga de viento… se me dificulta pensar que tengo que dejar atras lo que idealize por muchos años… dejar que todo se vaya…

Y volver a comenzar… a tener nuevos pensamientos, y hacer una nueva vida… me es dificil y se me dificulta mucho, mis sueños, mis anhelos no se cumplieron, pero hay más cosas que hacer, y tengo mucho que dar, lo se…

Quien soy??? empezar a recapitular mi vida darme cuenta quien soy, que y quien quiero llegar a ser…

aaaaaaaa(suspiros) no me quiero complicar la vida lo unico que quiero es encontrar una respuesta a mis tantos fracasos, que hay en mi vida que me hace luchar apesar de tantos tropiezos.

Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.
Basta un poco de espíritu aventurero para estar siempre satisfechos, pues en esta vida, nada sucede como deseábamos, como suponíamos, ni como teníamos previsto. ¿Por qué aguardar con impaciencia las cosas? Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas. Si son necesarias, ellas vendrán y vendrán a tiempo.

La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada.
Cada historia tiene un final pero en la vida cada final es el comienzo de una nueva historia.

.

Texto: Ana Luisa Betancor Barrios (C).

Imagen: internet.

Anuncios

Mis nietas… mis ángeles

Agradezco a la vida
por las nietas que me ha dado;
no pudo darme otras mejores,
porque las que tengo son únicas…
son como ángeles.

Porque me basta con una mirada
para saber cuánto me aman.

Cuando están tristes,
daría mi vida por verlas sonreír;
no hay felicidad más grande para mi
que verlas llegar diciendo:

¡Hola abuela!

Gracias a la vida, por darme esos tesoros
que son como joyas de gran valor.

Le pido a la vida,
que me ayude a ser una buena abuela,
a darles un consejo
cuándo lo necesiten,
una palabra de aliento
cuando se sientan tristes.
Poder guiarlas en este largo camino
que tienen que recorrer.
Que sus vidas sean una melodia suave
y poder cantar y bailar con ellas
mientras reimos y gritamos de alegria.

.

Texto e imagen: Ana Luisa Betancor Barrios (C)

El reflejo de una parte de mis sueños rotos

Iba alegre la lechera camino del mercado. Con paso vivo, sencilla y graciosa, sostenía en sus manos un cacharro lleno de leche. Ese día se sentía realmente feliz y a medida que se iba acercando al pueblo, su dicha aumentaba. ¿Por qué? Porque la gentil lechera caminaba acompañada por sus pensamientos y con la imaginación veía muchas cosas hermosas para el futuro.

“Sí-pensaba-. Ahora llegaré al mercado y encontraré en seguida comprador para esta riquísima leche. Sin duda, han de pagármela a buen precio, que bien lo vale. “En cuanto consiga el dinero, allí mismo compraré una cesta de huevos. Lo llevaré a mi casa y de ese montón de huevos, lograré sacar, ya hacia el verano, cien pollos por lo menos.

¡Ah, que feliz me siento de pensarlo solamente! Me rodearán esos cien pollos piando y piando y no dejaré que se le acerque cernicalos, hurones o perros de caza. “Una vez que tenga mis cien pollos, volveré al mercado. Y entonces, entonces…los venderé para comprar un cochino. “Sí, un cochino, no muy grande, negro Canario de esos que dan buena carne pal puchero. ¡Ya me encargaré yo de engordarlo! Crecerá y se pondrá gordo, porque estará bien alimentado con higos picones y fruta de temporada, le dare calabaza, batatas y papas. Será un cochino enorme, con una barriga que ha de arrastrarse por el suelo. Yo lo conseguiré.”

Siguió la lechera su camino, sonriendo ante la idea de ser dueña de tan robusto animal. ¿Que haría? Lo pensó un instante. Y otra vez una sonrisa de felicidad iluminó su linda carita. “Claro está. Ya se lo que me conviene. Ese cochinito magnífico bien valdrá un buen dinero. ¡Con él me compraré unas cabras con sus baifos! ¡Ah, que gusto ver a los baifitos saltar y correr por la montaña! Con el tiempo daran leche, vendere quesos y ganare lo suficiente pa comprar una camella con su gelfa, me ayudara a cultivar la tierra y con la cosecha obtenida ampliare mis tierras, tendre mi propio cortijo y hasta podre criar vacas y ovejas.

De la alegria dio un salto y se le cayo el cacharro de la leche al suelo, corriendo calle abajo. Adios mi cortijo querido! adios a todas mis vacas, menos mal que me queda mi pobre cabra la mocha.

Texto: versión canaria del cuento por Ana Luisa Betancort Barrios

Imagen: Internet

El que quiera lapas que se moje el culo

La ruta del marisco era sagrada, toda la familia se ponia en camino portando los laperos, el agua, papas, batatas, el pescao salao, gofio, el mojo, y los fosforos pa encender la hoguera, atravezabamos el jable siempre por el mismo camino marcado de años cumpliendo con nuestra ruta del marisco, nos acompañaban los perros y la alegria de regrezar a la orilla como cada verano, guiados por nuestros instintos de seres nomadas que conservamos los canarios de nuestros antepasados, en invierno el campo, en verano la mar, siempre cosechando para preservar la familia, esa felicidad nos hacia cantar el vamos a contar mentiras, las madres contentas porque mientras nosotros cantabamos, se nos iban las malas ideas. Y asi llegabamos al mar, era nuestra particular universidad de verano, alli aprendiamos la biologia de los seres que habitan la orilla, todos sus nombres y tecnicas para recolectar el marisco, como abrir erizos y comerlos, los peligros de las aguas vivas, que si e pican puede ser doloroso, asi que le pedias a tu hermano que orinara el la zona y eso era mano de santo. De vez en cuando aparesia un conejo de mar en los charcos y lo respetabamos porque admiramos sus colores, su forma de moverse, animal tranquilo y manso, yo creo que nos hacia efecto sedante, pero quien no nos inspiraba respeto eran las pollaburro, esos animalitos sufrian con los niños, no se si porque no tenian interes culinario, o su aspecto mas bien feote, pero el caso es que siempre acababa alguna destripada, solo para ver como sacaba un liquido lechoso, muy blanco y pegajoso. Las caracolas y abanicos de mar iban a nuestras casas que despues de comerlas nos servian para decorar las ventanas. Nos mariscabamos toda la orilla y terminamos haciendo el sancocho, comiendo la sandia y merendando piñas asadas. Regrezamos por el mismo camino todos cargados con nuestros sacos, en casa nos esperaba una semana para degustar lo que la mar nos ofresia cada verano,,,quien quiera lapas que se moje el culo,,,

Testigo de la historia de mi pueblo

Cuando cogi este caminito por primera vez fue para pasar de una calle a la otra y no tener que dar la vuelta a toda la calle, este es un camino de todos los que neseciten pasar por el, asi era antes y asi sigue siendo ahora, pasa el campesino pasa la señora para ir a misa, pasa el niño para hacer un recao, pasa el burro cargado, el camino separa dos fincas como buen camino vecinal, terreno comunitario guardian de pasos de reflexiones y del descanso del caminante, testigo de la historia de mi pueblo, donde la paz y el silencio envuelve la atmosfera que lo rodea, pueblo pequeño sencillo y dedicado a sus tareas, donde crece la parra cuidada con esmero, pueblo de buen vino y de buenos catadores, de gente sabia y emprendedora, pueblo que ha parido jente preciosa que con sus pasos han abierto caminos fuera y dentro del pueblo, como este camino que si bien antes era humilde sencillo, nada presumido pero si orgulloso de los que han formado parte de su existencia, ahora un hombre, le ha dado un nuevo diseño, lo ha amurallado y lo ha pintado de blanco inmaculado, capricho del hombre que con su paso todo lo maneja a su antojo, rompiendo la fragil barrera que separa un tiempo de otro,,,

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ©

He caminado por caminos de cabras

He caminado por caminos de cabras, esos que ellas van abriendo y marcando, me he sentido cabra en algun momento en que me metia por esas veredas de cabras si digo que me despiertan sentimientos de cabra quizas peque de cabra loca, pero es verdad y no voy a esconder que adoro esos animales que tantas nesecidades nos cubren desde los tiempos de aborigenes, si yo hablara de ellas seguro nesecito mucho tiempo, mucho espacio, mucha tranquilidad y sobre todo nesecito estar cerca de ellas, pero mi reflexion es sobre la reflexion de mi hijo, hoy me cuenta: mami el otro dia me paso una cosa que alucine, iba yo con mis cabras por la Atalaya y nos cruzamos con las cabras de Ramon, yo todo asustado vi como se juntaban mis cabras con las de el, me puse muy apurado en sacarlas del rebaño porque tu sabes mami que son cien o mas, llame a las cabras y no me obedesian, _perdone Ramon yo no sabia que estaba usted por aqui, el muy tranquilo me dijo, _tu no las llames mas, y sin dirigirse mas a mi, le hablo a su perro que para ser un perro grande y verdino tiene nombre de pekinez, _¡Tobi echa esas cabras de ahi!, y mami el perro fue tranquilo y las separo, volvio al lado del pastor y se sento, yo vi que mis cabras volvian al rebaño, y el pastor les hablo a las de el, _¡Echa pa ca cabra,,,! y se separaron de las mias, cuando me iba ya mas tranquilo, Ramon me dijo _Chaaa! se te queda una negra, yo mami no las habia contado y tampoco las distinguia,_no se como el la vio entre tantas cabras donde negras habian muchas, _Tobi saca esa cabra negra! y el Tobi la trajo hasta mi. Me quede bobo mami,,, claro es que Ramon conoce la lengua de las cabras y las cabras y el son uno solo. Seguro mami que lleva pastoreando toda su vida y seguro su padre tambien y su abuelo,,, ¿nos echamos un vasito leche cabra? que rico,,,

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ®

En el camino que va al cortijo

En el camino que va al cortijo se cruzan los vientos con fuerza arrastrando las nuves, estampandolas contra el risco difuminandolas en brumas que al rozarme siento como una caricia suave y fresca, y me dejo llevar un instante barranco abajo detras de ellas, algo de mi se va, algo de ellas se queda.

El camino que me lleva al cortijo una vez al año se le arregla, las lluvias dejan sus huellas. Era un camino de jentes, burros y camellos. El cortijo ahora es una rruina integrada en la naturaleza, sus gruezas paredes de barro y piedra, aun se mantienen rectas, le dan la presencia de otro tiempo, conserva la era sin una grieta. En esta era se trillo trigo, chicharos, lentejas, lo que por aqui se plantaba.

Me cuenta un viejo que todas las gavias de los alrrededores se trabajaban. El cortijo daba de comer, aqui se secaban la fruta, hasta los tunos porretos se llevaban a las Palmas en el correillo, se criaba ganao y siempre habia queso, las molinas funcinaban todas nunca falto el gofio. Si, se trabajaba, pues tu no me ves a mi que estoy to partio, desde chico el viejo y mi padre me ponian a arrimar piedras pa aser los zocos a las parras. Todavia hay algunos por aqui que sacan vino bueno, a los chicos y las mujeres nos daban a provar del dulce, jajaja,,,. Se echaba uno una rala gofio con una yema huevo y quedabas nuevo, eso tiene mucha vitamina, ahora no hace falta en la farmacia venden de todo, la jente come muchos huevos,antes era diferente habia que repartir, pero nos criabamos fuertes. Tambien se morian los niños pero de hambre no. Desde aqui salia bastante grano pa la vuelta bajo, saliamos con la luna y llegabas al puerto con el sol. Si mi niña, se pasaban trabajitos. Tambien teniamos baile, no como los de hoy, antes te alumbrabas con un farol, si a la vuelta se te hacia pesao el camino te arrimabas tras una pared y no pasabas frio, en verano se puede dormir fuera la casa. Tu, me ves a mi vengo por gusto, porque no me gusta ver la tierra abandonada, pero ahora los niños no quieren la fruta, comen yogures y nocilla. Pero ya esta uno esrrengao_¿y la burrita ?_la burra se me murio de vieja,,,pues no paresia tanto. Esa era mas vieja que tu jajaja,,,_Ahora vengo caminando ¿Desde la cuesta el pozo? eso es un cacho bueno. Asi estiro las piernas, voy tirando palla, vete por la sombrita jajaja. Coge unos higos si quieres ellos se caen solos, Gracias viejo,,,

 Texto e Imagen: Ana Luisa Betancort Barrios ®

Nunca he coleccionado

Yo nunca he coleccionado. Creo que las colecciones exigen atension y cuidados, casi como unos hijos o una mascota, sobre todo constansia y esa virtud no la emplee nunca en eso. He descubierto despues de caminar y reflexionar sobre mis pasos, que he ido coleccionando caminos, que los tengo en la vitrina de mis sentimient…os, hoy quiero ordenarlos, sin etiquetas de categorias, pero si con la denominasion de origen: el entorno en el que vivo.,voy a consultar mis asesores de caminos; Mis Pies el mejor Gabinete que me puedo permitir, me llevan por uno familiar, por eso voy segura. Este camino conmueve mi corazon, siempre me muestra algo nuevo. Hoy huele a hinojos, la ultima vez no habian estos hinojos. Cojo este camino me identifico con el, a mi tambien me gusta tener perfume nuevo en mi huerto cada temporada. Un suspiro de ternura corre por mi pecho. Caminando lo voy dejando atras. Mi corazon canta una estrofa del poema de Antonio Machado al estilo Joan Manuel Serrat: Caminante no hay camino se hace el camino al andar,,,

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ®

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Estadísticas

  • 24,262 visitas

Localización de visitas