Querida Mamá

Cuando yo naci no habia esperandome una cuna decorada con encajes y sabanas de seda, ni perfume, ni musica celestial, no habia un hada madrina con su varita magica esperandome para atribuirme muchas virtudes, ni nadie me dijo que era el fruto del amor que se tenian mis padres.
Vine al mundo en un momento no muy bueno para mi madre, por eso yo lloraba y lloraba sin parar, todavia me dura el llanto, pero a pesar de todo mi madre me queria y me quiere, me cuido lo mejor que pudo, aunque yo no la entendiera nunca.
El dia que tu hija se haga mayor me entenderas mejor, y mi madre tenia razon.
Mi madre tenia razon en muchos consejos que me daba, pero que yo no los escuchaba, por no entenderla. Ahora la entiendo mejor, y siento pena.
Pero mi consuelo es recordar, y aprender de aquello que quedó en mi memoria y me enseñó en su momento. Cuando ya no tengo fuerzas para seguir en esta vida que nunca imagine, llorare fuerte como el primer dia hasta que mis lagrimas mojen la tierra y cogere el barro para modelar su imagen y asi poder liberar a mi madre de su sufrimiento y represion, porque creo que asi me libero yo.

Querida Mama tu sufrimiento es el mio, tus alegrias las mias y ahora que te encuentras perdida en las sombras de tu mente, dejame servirte de luz aunque no pueda todos los dias, se que no leeras esto, pero espero te llegue al corazon.

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios (C)

Anuncios

Berenjenas rellenas con champiñones al queso

Ingredientes

4cucharadas de aceite de oliva, 2 dientes de ajo, 4 berenjenas, 1 cebolla, 250 gramos de champiñones, 1 pizca de perejil, 100 gramos de queso rallado semi curao de cabra, un poco de queso roquefort, sal, pimienta y comino molido.

En primer lugar partimos las berenjenas por la mitad, las ponemos en un bol cubiertas de agua con sal, dejamos 30 minutos, escurrimos. Sacamos la pulpa de las berenjenas, la troceamos pequeñita, apartamos.
En el aceite freimos los champiñones con la pulpa de la berenjena, el ajo, la cebolla, y el queso roquefort, hasta que esten hechos, salpimentamos, rellenamos las berenjenas vacias espolvoreamos por encima con el queso rallado, metemos al horno unos 20mnts. servimos calentitas.

.
Propiedades curativas de la berenjena:
– Satisface y tiene pocas calorías
– Nutritivo y laxante

Es diurética, emoliente recomendable en personas con artritis, gota, reumatismo.

Para los hemorroides se prepara un ungüento hecho con pulpa finamente machacada de berenjena y aceite de almendras dulces.
Para afecciones hepáticas hervir el fruto y hojas unos 40 gr. por un litro de agua, beber durante una semana, 3 tazas al día.
La berenjena tiene la capacidad de unirse al colesterol de los alimentos e impedir que se absorba.

Receta e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios (C)

Arrorró mi niña

A mi nieta Luz Yaima

Arrorró mi niña,
arrorró mi sol,
arrorró trozito
de mi corazón.

Esta nieta linda
ya quiere dormir;
le hare la cuna
de rosa y jazmín.
Le hare la cama
con dulce algodon
y en la cabecera
le pongo mi amor
Para que se sienta
protegida,
y en sus sueños
se sienta muy querida
porque su abuelita
la esta velando
para que en sus sueños
se vea jugando
a saltar muy alto
llegar a la luna
y ver a su abuela
mesiendo su cuna,

Arrorró mi niña,
arrorró mi sol,
arrorró trozito,
de mi corazón.

Esta leche linda
que le traigo aquí,
es para esta niña
que se va a dormir.

Arrorró mi niña
arrorró mi sol,
arrorró pedazo,
de mi corazón.

Esta linda niña
se quiere dormir…
cierra los ojitos
y los vuelve a abrir.

Arrorró mi niña,
arrorró mi sol,
duérmete trozito
de mi corazón.

 

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancort Barrios (C)

El reflejo de una parte de mis sueños rotos

Iba alegre la lechera camino del mercado. Con paso vivo, sencilla y graciosa, sostenía en sus manos un cacharro lleno de leche. Ese día se sentía realmente feliz y a medida que se iba acercando al pueblo, su dicha aumentaba. ¿Por qué? Porque la gentil lechera caminaba acompañada por sus pensamientos y con la imaginación veía muchas cosas hermosas para el futuro.

“Sí-pensaba-. Ahora llegaré al mercado y encontraré en seguida comprador para esta riquísima leche. Sin duda, han de pagármela a buen precio, que bien lo vale. “En cuanto consiga el dinero, allí mismo compraré una cesta de huevos. Lo llevaré a mi casa y de ese montón de huevos, lograré sacar, ya hacia el verano, cien pollos por lo menos.

¡Ah, que feliz me siento de pensarlo solamente! Me rodearán esos cien pollos piando y piando y no dejaré que se le acerque cernicalos, hurones o perros de caza. “Una vez que tenga mis cien pollos, volveré al mercado. Y entonces, entonces…los venderé para comprar un cochino. “Sí, un cochino, no muy grande, negro Canario de esos que dan buena carne pal puchero. ¡Ya me encargaré yo de engordarlo! Crecerá y se pondrá gordo, porque estará bien alimentado con higos picones y fruta de temporada, le dare calabaza, batatas y papas. Será un cochino enorme, con una barriga que ha de arrastrarse por el suelo. Yo lo conseguiré.”

Siguió la lechera su camino, sonriendo ante la idea de ser dueña de tan robusto animal. ¿Que haría? Lo pensó un instante. Y otra vez una sonrisa de felicidad iluminó su linda carita. “Claro está. Ya se lo que me conviene. Ese cochinito magnífico bien valdrá un buen dinero. ¡Con él me compraré unas cabras con sus baifos! ¡Ah, que gusto ver a los baifitos saltar y correr por la montaña! Con el tiempo daran leche, vendere quesos y ganare lo suficiente pa comprar una camella con su gelfa, me ayudara a cultivar la tierra y con la cosecha obtenida ampliare mis tierras, tendre mi propio cortijo y hasta podre criar vacas y ovejas.

De la alegria dio un salto y se le cayo el cacharro de la leche al suelo, corriendo calle abajo. Adios mi cortijo querido! adios a todas mis vacas, menos mal que me queda mi pobre cabra la mocha.

Texto: versión canaria del cuento por Ana Luisa Betancort Barrios

Imagen: Internet

Rusia se va a la playa con Lanzarote

Esta receta se la dedico a mi generacion, los que cuando ibamos a la playa siempre llevabamos para comer una ensaladilla rusa. Era un momento tan especial que nos poniamos manos a la obra con un entusiasmo y una energia que paresia que nos tocaba la loteria a cada vez. Soliamos juntarnos en grupitos, cada uno aportaba lo que tenia, elaboramos este magnifico plato de verano, Rusia se va a la playa con Lanzarote: sancochas unas papas, unas zanahorias, unos huevos, picas en menudito unas cebollas, un pimiento, una porsion de atun ya sea de lata o fresco, unas aceitunas que yo recomiendo con pipas o hueso y mientras las pelas puedes meditar sobre el beneficio y las cosas que se pueden conseguir de las aceitunas, como el aceite de olivas que yo huso para hacer la mahonesa: metes un huevo entero en el vaso de la batidora añades aceite de oliva dos dedos por encima del huevo, un poco de sal marina, un chorrito de limon o vinagre, metes la batidora al fondo del vaso y bates sin mover, cuando esta espeso en el fondo mueves con cuidado y juntas la salsa suavemente y obtienes la mahonesa para tu ensaladilla, mueles las papas con un tenedor y añades los demas ingredientes picaditos, menos los huevos que sirven para decorar, partidos en rodajas y diseñas tu propio dibujo encima de la ensaladilla, todo mezcladito con la mahonesa que viene a representar a Rusia, por su blancura y su consistensia en forma de la nieve, que tanto abunda en ese pais metes en la nevera dos horas como minimo, y buen provecho.

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ©

Un baile y una roca volcánica

Ameney Acoran archimenci gu, daguarte enac managa ione onanda gu Mendey. Sirinoque madai, on tamarco tyme, que guarte iguan taro, irichen iru, jarta, taber. El Dios valido, el Dios verdadero nuestro descendiente de principes, ellos lo traen en la oscura noche, bienvenido sea el profeta en nombre de nuestro rey. Un baile y una roca volcanica, vestidos con piel de cabra, dale lo que traes y no caera Millo, lana, jareas, agua de manantial,,,
.
.
.
Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ©

El canto de las piedras

Me he quedado quieta, para poder escuchar lo que hablan las piedras, escucho en silencio no vaya a ser que se den cuenta que reconozco su idioma, que reconozco su lengua, el sonido viene de abajo de la profundidad de la tierra es como el canto de las ballenas, es el canto de las piedras, son portadoras de recuerdos y leyendas, herederas de la tierra, nos proveen de cobijo nos llenan de fortaleza, aguardan en silencio siempre en espera, no temen al sol ni al frio conocen la palabra eterno, se enorgullesen de su poder, y son conscientes de el mundo al que pertenesen el mundo de los seres que se agarran a ellas, y de los que se mueven para darles la forma, el golpe que esculpe que construye y que refresca, me mantengo en silencio con ellas y juntas escuchamos el canto de la tierra,,,

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ®

Soy una carretilla

Soy una carretilla, una de tantas que van por ahi, en estos momentos estoy repozando junto a una colega, a ella la dejaron cargada con rabos de cebollas, quizas pronto le toque repozar junto a mi, las dos estamos gastadas por el tiempo, antaño luciamos pintura nueva, ahora el oxido corroe nuestros huesos, me pone trizte envejecer pero todo lo que vive muere y yo no voy a ser menos, tambien merezco una juvilacion, no me gustaria antisipada, porque yo me encuentro fuerte, ayer sin ir mas lejos carge unos diez viajes de picon, dicen que pica pero yo estoy acostumbrada. Las carretillas tambien tenemos que agradeser a Cesar Manrique que pusiera de moda el axido y la chatarra, ahora no me da tanta verguenza estar al lado de una carretilla recien comprada, antes si se me bajaba la autoestima, pero ahora hasta me rio de los colores nuevos, hace poco trajeron una en la furgoneta creo que de refuerzo, pues estamos cubriendo la huerta con picon nuevo, mi colega y yo nos emocionamos de ver alguien joven por aqui, pero ella estaba algo creida y presumia de ruedas y traje nuevos, eso duele un poco, porque el respeto hacia los mayores no se debe perder nunca. A la hora del almuerzo los hombres comen y uno de ellos trajo una revista la fundo sobre una piedra y se sento, nosotras siempre esperamos aparcaditas y en silencio, la nueva estaba orgullosa de compararse con nosotras, bueno es normal todas hemos sido jovenes, pero lo mas bueno viene ahora, cuando el hombre se levanto, la revista callo al suelo delante nuestro, con las paginas abiertas por un articulo sobre Cesar, con hermozas fotografias de sus esculturas oxidadas, la nueva paso del amarillo al rojo en segundos,la montaron en la furgoneta y se la llevaron. Mi colega y yo seguimos a lo nuestro, aqui en medio del campo, con buenas vistas, en nuestro humilde rincon, pero a la moda,,,.Gracias Cesar.

Texto e Imagen: Ana Luisa Betancor Barrios ®

Calendario

septiembre 2018
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Estadísticas

  • 25.760 visitas

Localización de visitas